Opinión

¿Les llega el agua al tanque a las Micro Pymes?

Todos sabemos que las MP son la mayoría de las empresas y que generan más puestos de trabajo ‘persistentes’, o sea puestos que resisten hasta último momento la reducción del plantel de las empresas. Las Micro Pymes muchas veces son una extensión de las familias y el grupo humano que lo conforma se comporta como tal, aunque no sean familia propiamente dicha.

Es necesario tener estudios claros y precisos de cuantas de las políticas públicas nacionales, provinciales y municipales llegan realmente a las Micro Pymes. Deberíamos poder conocer qué porcentaje de cada política pública nos llega. Estamos convencidos de que son sorprendentemente bajos y que las empresas que menos los necesitan se llevan la mayoría de esos beneficios. Grandes empresas que hacen inversiones de todo tipo reciben subsidios y tasas subsidiadas.

Los funcionarios bien intencionados tienen muchas limitaciones que hacen que les resulte muy difícil otorgar estos beneficios a las MP. ¿Por qué? Simplemente todo se mueve con una lógica financiera donde aquel que no es objeto de crédito es casi imposible que logre cumplimentar los requerimientos solicitados para llegar a estos beneficios. Algunas grandes empresas tienen destinados varios recursos a gestionar y obtener todos los beneficios disponibles, ampliando la brecha de llegada, haciendo de ‘aspiradoras’ de estas políticas.

CAT

Si usted es funcionario y desea tener una tasa subsidiada y logra realizar un acuerdo con varios bancos privados, estos terminarán aplicando la lógica: ‘Si puede demostrar que no necesita el dinero que quiere, entonces sí es objeto del crédito’. Y a los que llegan al proceso final los bancos terminan estirando el otorgamiento con ‘sugerencias’ a abrir cuentas en el banco (disfrazan la tasa en costos de servicios) o sugieren que las cuentas sueldo pasen a su banco.

Los empresarios MP deberíamos tener un observatorio que monitoree cada política pública y ver del total cuánto llega a las Pymes y cuánto a las Micro Pymes, cuánto del presupuesto asignado se ejecuta y cuánto vuelve al tesoro y se pierde.

Hace falta cambiar la lógica financiera por la lógica productiva donde, si las empresas crecen, y en especial las MP, el estado recaude más y pueda hacer más y mejores políticas públicas.

No es una lógica de enfrentamiento con los funcionarios, sino con el método de control y auditoría donde se presuma la inocencia y no la lógica, donde todos los solicitantes son sospechosos (empresarios chantas) y tienen que demostrar con pilas de papeles su inocencia.

Por suerte existen funcionarios que conocen este tema e intentan nuevos métodos y propuestas superadoras. Pero siempre la inmensa burocracia y esta lógica de sospecha permanente los obliga a arriesgar demasiado.

Si ponemos a girar la rueda del emprendedurismo y la producción es necesario -como si fuera una ley física- detener la rueda de la burocracia innecesaria y la especulación financiera extrema. Es cuestión de trabajar con propuestas concretas y acordarlas en los ámbitos que correspondan.

Para un empresario Micro Pyme no existe mejor subsidio que reglas de competitividad simétricas y la posibilidad de tener un ambiente que le permita tener trabajo en forma continua y rentable.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba