Informes EspecialesSeguridad IT

Seguridad IT & Cloud, ya no se dividen

Los servicios en la nube han ido adquiriendo un papel cada vez más importante en las organizaciones en los últimos años. La pandemia elevó el nivel de urgencia, ya que las empresas comenzaron a brindar sus servicios con los trabajadores en sus hogares, a desplegar y mantener herramientas de colaboración y a entregar más fácilmente aplicaciones, capacidad y almacenamiento a una fuerza de trabajo lejana.

En este sentido, el Cloud ha sido una pieza fundamental. Según Forrester, muchas organizaciones han encontrado una solución al evitar las copias de seguridad locales y trasladar la recuperación ante desastres a la nube. Por lo tanto, la enseñanza nativa de la nube seguirá impulsando las estrategias de transformación digital.

Para fines de 2021, predice que el 60% de las empresas aprovecharán los contenedores en las plataformas de nube pública y el 25% de los desarrolladores aprovecharán la tecnología sin servidor.

CAT

La infraestructura de nube pública ayudó a las empresas a enfrentar los desafíos de la pandemia al adoptar nuevos modelos comerciales y desarrollar e implementar nuevas aplicaciones rápidamente para mantener a las personas conectadas.

Por lo tanto, priorizó la velocidad y la experiencia del cliente sobre el ahorro de costos y la eficiencia, lo que llevó a una prisa hacia la nube pública.

Las cuatro nubes públicas más grandes siguen recibiendo un importante crecimiento de los ingresos al acelerar las migraciones a la nube y ofrecer nuevas aplicaciones que satisfacen las demandas de los consumidores. En 2021, se prevé que la infraestructura de la nube pública global crecerá de 35% a 120.000 millones de dólares.

La pandemia de Covid-19 ha sido una situación imprevista y sin precedentes que ha cambiado distintos paradigmas a nivel mundial. Y como toda disrupción importante, ha superado los límites de la resiliencia de la industria. La industria de seguridad como servicio (SECaaS) tendrá que prepararse para un mundo donde las viejas normas tendrán que ser reformulada. 

La pandemia reorientó a los equipos de seguridad en el valor de las herramientas operativas y de seguridad entregadas en la nube que no requieren una conexión LAN para funcionar, revisando las políticas y herramientas de acceso remoto, la migración a los centros de datos en la nube y las aplicaciones SaaS, y asegurando nuevos esfuerzos de digitalización para minimizar interacciones de persona a persona.

Son tres los retos a los que se están enfrentando las empresas en el escenario post COVID-19, donde la tecnología mantiene su papel determinante: mejorar la eficiencia operativa de la organización, asegurar la continuidad del negocio e identificar y reducir los costes de funcionamiento.

Para garantizar el cumplimiento de estos objetivos, se requiere que el modelo de TI de la organización garantice la seguridad y privacidad de la información. De acuerdo con IDC, la nube se confirma como el habilitador fundamental. Así la intención de gasto de las empresas pasa por ampliar tanto el gasto en IaaS como en SaaS. 

Seguí leyendo nuestro informe especial en nuestra última edición HACÉ CLICK AQUÍ

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba