OpiniónSoftware

Cloud Computing: ¿Cómo elegir el modelo ideal para tu empresa?

Por Pablo Battaglini, Director de Tecnología de P&P Informatica.

¿A qué se debe el crecimiento exponencial de los servicios y modelos de computación en la nube? Probablemente la respuesta no sea única, pero sí hay muchas razones que valen la pena conocer y tener presentes antes de contratar.

¡Las matemáticas no fallan! la capacidad de TI, las aplicaciones de software y las plataformas a través de Internet multiplican las posibilidades de operación y gestión de las empresas.

CAT

Especialmente quienes ofrecen productos y servicios en línea deben diferenciar claramente a los distintos modelos de servicios en la nube. Veamos en qué consiste cada uno de ellos.

El comercio cambió, las reglas del juego del mercado también, y por eso las empresas necesitan evolucionar sus operaciones comerciales. Es tiempo de reemplazar las aplicaciones heredadas, y si se trata de abordar esta migración para lograr una arquitectura comercial moderna, habrá que pensar en cuáles son las dinámicas que mejor van con el modelo de negocio, para efectivamente lograr la flexibilidad y velocidad deseadas.

Comenzamos por el modelo más conocido, SaaS, que es frecuentemente elegido por quienes necesitan una gestión simple, estandarizada y sin actualizaciones ni mantenimiento de la infraestructura ni de sus componentes.

En generar SaaS es muy valorado por reducir gastos de TI internos y ofrecer amplio poder de cómputo y almacenamiento de base de datos con mucha flexibilidad, para operar desde cualquier dispositivo y ubicación:

SaaS (Software como servicio): con este modelo de licencia y distribución de software la empresa accede a un completo servicio en la nube en el cual aloja su aplicación de software y su infraestructura subyacente, y el proveedor lo mantienen y actualiza por completo. Las aplicaciones se ejecutan en la nube y se pueden usar los servicios del proveedor con un valor de licencia adicional, o bien gratis mediante un acceso limitado.

SaaS no requiere instalación o descarga de la infraestructura informática existente, algo que elimina la necesidad de instalar aplicaciones por separado en cada dispositivo que se utilice. Ejemplos de SaaS son Google Workspace, Microsoft 365, Slack, InfinCE y ReachOut Suite, entre otros. Quienes eligen este modelo valoran por sobre todo el ahorro de tiempo y la posibilidad de trabajar y escalar sin necesidad de actualizaciones y documentación constantes.

Pero es importante comenzar con objetivos claros, para saber qué de todo lo que ofrece SaaS se va a utilizar efectivamente. ¡Listo para usar! Es el lema que seguramente más resuene entre quienes lo eligen, porque la rápida configuración hace que el tiempo de implementación sea mínimo. Además, podemos decir que es típicamente la opción ideal para pequeñas o nuevas empresas, cuyos presupuestos y recursos son limitados.

Luego tenemos los otros dos modelos, que comparten una característica fundamental, que es que sus capacidades en la nube no se limitan al almacenamiento, la recuperación o la copia de seguridad de datos, sino que permite a las empresas administrar sus operaciones de TI, incluso las más complejas. Desde la configuración hasta la ejecución, IaaS y PaaS son dos ecosistemas ideales para crear aplicaciones de software personalizadas:

IaaS (Infraestructura como servicio): es un modelo en el que el proveedor de la nube brindan capacidades de cómputo, almacenamiento, redes y virtualización al suscriptor según demanda a través de Internet. IaaS elimina la necesidad de que las empresas adquieran, configuren o administren la infraestructura por sí mismas. Solo se paga por lo que usan. Como se ve, lo primero que se advierte es un ahorro en costos y una reducción de la complejidad en la construcción y el mantenimiento de la infraestructura física en un centro de datos local.

Google Compute Engine, AWS EC2 y Azure IaaS son ejemplos populares de IaaS. Además, otra de las ventajas de este modelo es la disponibilidad y escalabilidad bajo demanda: por ser bien flexible, permite escalar los recursos informáticos hacia arriba o hacia abajo rápidamente y a medida en que la empresa vaya creciendo. Esto, a su vez, genera ciclos de desarrollo más rápidos

PaaS (plataforma como servicio): como su nombre lo indica, este modelo ofrece justamente una plataforma en la nube, que es sumamente flexible y escalable para que los usuarios puedan desarrollar, implementar, ejecutar y administrar aplicaciones. Los desarrolladores no tienen que preocuparse por actualizar el sistema operativo y las herramientas de desarrollo o mantener el hardware. Todo el entorno de PaaS se entrega a través de la nube a través de un proveedor de servicios externo.

Simplemente se accede con un costo por el uso de todo lo que la empresa necesite para crear aplicaciones personalizadas, incluidos servidores, sistemas operativos, redes, almacenamiento, middleware, infraestructura, herramientas de desarrollo, etc. Quienes eligen este modelo destacan su velocidad de comercialización y el acceso instantáneo a una plataforma completa de desarrollo de aplicaciones.

Además, reduce riesgos de seguridad, porque el proveedor de PaaS es responsable de proteger la infraestructura; y refuerza la eficiencia de TI porque estandariza las implementaciones, mejora la escalabilidad e impulsa la automatización de las tareas rutinarias. Especialmente recomendada para proyectos que involucren a múltiples desarrolladores y proveedores.

Para más información ingrese a : https://contenidos.pypinformatica.com.ar/blog/cloud-computing-como-elegir-el-modelo-ideal-para-tu-empresa

¡MANTENGÁMONOS EN CONTACTO!

Nos encantaría que estuvieras al día de nuestras últimas noticias y ofertas 😎

Autorizo al Prensario y a sus anunciantes a almacenar los datos solicitados y acepto que puedan enviarme comunicaciones de sus productos y servicios. *

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba