Datacenter e InfraestructuraOpinión

IoT: entienda cómo esta tecnología impulsa el negocio

Por Alan Baldo, gerente ejecutivo de Tecnología, de green4T.

Ya sea en la industria o en las ciudades, la Internet de las Cosas (IoT) ha tenido un impacto positivo y directo en una amplia gama de procesos y negocios al conectar máquinas, sistemas y personas. La tecnología destaca por sus ventajas, que van desde el aumento de la productividad y la reducción de costes hasta la mejora de la gestión de los recursos, lo que hace que las actividades sean más eficientes y sostenibles.

La inteligencia obtenida mediante el uso de sensores conectados a objetos ha atraído la atención del mercado en los últimos años. En 2021, las inversiones en hardware y software que soportan esta tecnología superaron los 200.000 millones de dólares solo en Europa, y las previsiones de crecimiento son de dos dígitos para finales de esta década, según datos de International Data Corporation (IDC).

CAT

Beneficios de IoT

Los altos valores que implican los proyectos con esta tecnología se explican por las posibilidades estratégicas que generan al negocio en diversas áreas. Esta herramienta digital puede implementarse, por ejemplo, en la automatización de procesos permitiendo economías de escala y buscando posibles gaps dentro y fuera de las unidades, reduciendo así fallos en los procesos y generando ganancias tanto para el gestor como para el cliente final.

Entre los problemas más comunes de los clientes que el uso de sensores ayuda a resolver se encuentran: aumento de la eficiencia con un incremento de la producción y una reducción de las pérdidas; mayor garantía de calidad en las operaciones; mejora de la supervisión de los procesos y servicios; generación de información e informes en tiempo real para una toma de decisiones más rápida; y mayor automatización de los procesos, reduciendo la aparición de errores humanos.

Cinco rendimientos garantizados para las empresas

En medio de los desafíos de la economía digital, las empresas atentas a las tendencias del mercado pueden beneficiarse de las diversas posibilidades que ofrece la Internet de las Cosas. Entre los principales rendimientos obtenidos con la tecnología se encuentran:

  1. Aumento de los resultados: mejores decisiones generan mayor rentabilidad empresarial. El acceso a datos e información en tiempo real permite anticipar posibles ajustes de la producción, lo que influye en la toma de decisiones y garantiza mejores resultados;
  2. Aumento de la eficiencia energética: Los datos más recientes permiten, por ejemplo, optimizar los sistemas de climatización e iluminación de las empresas, añadiendo inteligencia a la cadena de producción y posibilitando la eficiencia energética;
  3. Reducción de las pérdidas y aumento de la productividad: El mantenimiento predictivo y prescriptivo, por ejemplo, utiliza datos históricos de la operación alineados con la previsión de la Inteligencia Artificial para generar productividad y reducir fallos en la operación, evitando pérdidas y desperdicios;
  4. Mejor gestión y optimización en tiempo real: A través de los datos obtenidos en tiempo real por los sensores IoT, es posible enriquecer la información obtenida por las empresas, integrar las operaciones y optimizar toda la gestión;
  5. Creación de nuevas fuentes de rentas: transformar los datos brutos en inteligencia puede producir valor. De este modo, la empresa puede desarrollar nuevos productos y servicios añadidos que generen nuevas fuentes de ingresos.

Inteligencia para las ciudades

La tecnología IoT es clave para hacer más inteligentes los centros urbanos. Los beneficios van desde una mejor conserjería con servicios esenciales para la población hasta una mayor eficacia en la gestión del transporte público.

El uso de sensores permite optimizar servicios como, por ejemplo, la recogida de basuras, que resulta más dinámica y eficiente a partir de una mejor planificación de rutas. Además, la información recogida en tiempo real aporta transparencia y previsibilidad a la población, que sabrá a qué hora exacta pasará la recogida de residuos en su región.

Otro impacto positivo es en el transporte público. Con el Internet de las Cosas, los dispositivos cuentan la cantidad de pasajeros que entran y salen de los vehículos en una determinada estación, hora y día, identificando así la demanda exacta de cada línea en funcionamiento. También es posible obtener datos como la facilidad de conducción, el consumo y los niveles de combustible, además de permitir la identificación predictiva de posibles problemas.

Ayudar al medio ambiente

La inteligencia que proporciona IoT es un gran aliado para que las empresas superen los desafios relacionados con el impacto medioambiental de sus actividades. En la agricultura, por ejemplo, el uso de sensores ayuda a gestionar y controlar procesos como la cantidad exacta de agua y el mejor momento para regar una plantación, evitando el desperdicio.

La tecnología también es estratégica para evitar el desperdicio de alimentos, ya que permite supervisar y controlar mejor la temperatura del producto desde su producción hasta su llegada al consumidor final. Según datos de la ONU, al menos 1/3 de la producción agrícola mundial se daña o estropea antes de llegar a las estanterías, lo que lleva toneladas de alimentos a los vertederos cada día. En Estados Unidos, por ejemplo, estos residuos son responsables del 25% de las emisiones de gas metano al medio ambiente debido a la descomposición de los insumos alimentarios, un problema que agrava el calentamiento global.

Solucionar los dolores de los clientes

IoT tiene numerosas aplicaciones que sitúan a la tecnología a la vanguardia del proceso de transformación digital del mercado debido a su potencial para hacer que las empresas sean más eficientes, disponibles y sostenibles.

Según un estudio de McKinsey, los procesos relacionados con la Industria 4.0 – donde destaca IoT – pueden suponer un aumento de la eficiencia productiva de entre el 10% y el 25%, una reducción de costes de hasta el 40% en el mantenimiento de los equipos y una disminución de entre el 10% y el 20% en el consumo de energía.

En un mercado cada vez más digitalizado, las empresas aspiran a tener operaciones más eficientes y obtener información en tiempo real para tomar mejores decisiones. Además, las administraciones públicas buscan dar más transparencia a las actividades y ofrecer servicios que mejoren la vida de la población.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba